Clínica Dentalpuertes || Avenida País Valencià 95 Bajo - 12200 ONDA (Castellón) Telf. 964 77 17 11

consejos

La periodontitis (comúnmente llamada “piorrea”) se produce debido a un proceso inflamatorio de origen bacteriano que afecta a los tejidos que rodean al diente. Esta inflamación va a causar paulatinamente la destrucción de la encia y del hueso, por lo que  poco a poco pueden apreciarse huecos entre los dientes, un aspecto más alargado (la encia se retrae y la raíz queda al descubierto), y finalmente, en los estadios más avanzados, empiezan a moverse hasta que se caen o hay que quitarlos. Otros de sus efectos son el mal aliento, dolor al masticar y encías que sangran al cepillarse o espontáneamente.

 

La piorrea es una enfermedad crónica e irreversible, y al igual que otras enfermedades con las mismas características, como por ejemplo la diabetes, las personas que la sufren han de estar controlados de por vida. Hay que tener especial precaución en pacientes con prótesis cardiacas o de cadera, ya que una periodontitis descontrolada puede permitir que las bacterias de la boca se dirijan a estos lugares dando complicaciones gravísimas.

 

También hay que prestar mucho énfasis en personas  inmudeprimidas, ya que cualquier infección bucal puede desestabilizar el estado general del paciente,  y en embarazadas, siendo recomendable que visiten al dentista cuando decidan quedarse preñadas, para que así se nos permitan hacer un correcto diagnóstico y tratamiento. Las embarazadas deben tener una más que correcta higiene, ya que debido a los cambios hormonales que experimentan, se van a dar una serie de circunstancias ideales para que se acumule la placa bacteriana, produciendo la destrucción de la encia y permitiendo que esas bacterias pueden atravesar  la placenta y provocar un embarazo prematuro u otras complicaciones en el feto.

 

El tratamiento de la piorrea consiste en detener o disminuir la destrucción periodontal permitiendo que los pacientes con periodontitis inicial o moderada puedan mantener  los dientes toda su vida, y aquellos que se encuentren en un estadio más avanzado puedan conservarlo al menos varios años.

 

La primera fase del tratamiento consiste en  enseñarle al paciente correctamente las técnicas de higiene oral, en eliminar en la clínica el cálculo dental (supragingival y subgingival) y el cemento radicular contaminado, y modificar aquellos factores locales que favorecen el acumulo de placa bacteriana. Esta fase es la más larga y difícil ya que el paciente debe darse cuenta del problema que tiene y de que debe de mejorar su higiene; muchas veces creemos que nos cepillamos bien y estamos equivocados. Por ello, en esta fase, el periodoncista nos insistirá en la frecuencia de cepillado, la técnica de cepillado y en el uso diario del hilo dental o los cepillos interproximales.

 

Una vez controlada la causa se plantea corregir las secuelas que ha provocado la enfermedad mediante cirugía periodontal (segunda fase del tratamiento), cuyo objetivo final es eliminar las bolsas periodontales para que así el paciente pueda higienizarse perfectamente su boca. Esta fase sólo es necesaria en algunos pacientes, generalmente en aquellos con periodontitis más avanzadas.

 

Por último, una vez controlada la causa y corregidas las secuelas, deberemos evitar la recurrencia de la enfermedad (tercera fase del tratamiento periodontal o fase de mantenimiento). Para ello vamos anotando la profundidad de sondaje periodontal (“medimos las encías”), el sangrado y la placa bacteriana, generalmente cada 6 meses, lo que nos sirve de referencia para valorar el estado periodontal y saber donde hay que insistir más en casa y en la clínica dental.

 

Gingivitis, piorrea o periodontitis

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

la clínica

contacto